Cerrar

​La confianza del sector empresarial ha caído debido a la coyuntura

El empleo en Lima Metropolitana se redujo 4.9% en el trimestre móvil mayo-julio respecto del mismo período del 2019. Este resultado representa una recuperación por tercer trimestre móvil consecutivo: luego de caer 15.6% en el período febrero-abril –en el peor momento de la
segunda ola- el empleo ha mostrado tasas cada vez menos negativas. No obstante, la caída de 4.9% significa que existen 240 mil puestos de trabajo menos que entre mayo y julio del 2019.

Por otra parte, debido a un rebote estadístico por la paralización económica a causa de la pandemia, el empleo en Lima Metropolitana creció 59% respecto del mismo período del 2020.

En julio, el despacho total de cemento se incrementó 19% respecto al mismo mes del 2019, lo que sugiere que el sector construcción continúa creciendo a tasas altas, más allá del rebote estadístico respecto de la paralización de esta actividad económica en el 2020.

Además, de acuerdo con ASOCEM, los despachos de cemento han superado por décimo segundo mes consecutivo el promedio mensual del período 2017-2019. Por otra parte, si bien los niveles de despacho serían mayores en los meses que vienen debido a la estacionalidad del sector construcción, estos podrían ser similares respecto al mismo período del 2020. De esta manera, el rebote estadístico observado hasta el momento podría desaparecer.

La producción eléctrica durante la primera mitad de agosto se incrementó 3% respecto de la
segunda mitad de julio.
Esto representa una recuperación luego de la disminución temporal a fines de julio, explicada por la paralización de grandes operaciones mineras por obras programadas de mantenimiento y la menor producción eléctrica durante Fiestas Patrias.

Asimismo, la generación de electricidad aumentó 2.8% respecto a la primera mitad de agosto del
2019
, lo que evidencia que continúa la aceleración de la demanda interna.

Las expectativas empresariales recogidas por el BCRP en julio se recuperaron levemente respecto de junio, aunque permanecen en terreno negativo. Cabe destacar que la encuesta del BCRP se realizó entre el 20 y 30 de julio, por lo que puede, en parte, no haber recogido totalmente el efecto de la controversial juramentación del primer gabinete ministerial.

La mayoría de indicadores se incrementó, en especial aquellos de ventas respecto al mes anterior y de expectativas de demanda de productos de la empresa a 3 meses. En línea con la reacción de los mercados financieros a los sucesos de Fiestas Patrias, se espera que las expectativas disminuyan en agosto y continúen en terreno negativo.

En la primera mitad de agosto, la movilidad de la población en espacios públicos se continuó
incrementando.
Al 12 de agosto, la movilidad promedio es 7% menor a la de la línea de base de enero del 2020; esto representa el nivel de movilidad más cercano a los niveles pre-pandemia y un avance respecto a lo observado a fines de julio (11% por debajo de la línea de base). Esta mejora se habría dado, parcialmente, por el paso al nivel de alerta moderado de territorios que corresponden a cerca de 20% de la población del país desde el 26 de julio; así como al avance de la vacunación en todo el Perú.

Cabe destacar que la afluencia a supermercados y farmacias ya es similar a la de las áreas residenciales, lo que sugiere una importante recuperación del consumo de los hogares.

Según las últimas cifras del BCRP, el volumen de exportaciones no tradicionales se incrementó 2.8% en junio respecto al mismo mes del 2019, un crecimiento sostenido por undécimo mes consecutivo. El incremento en junio se debió a mayores volúmenes de las exportaciones agropecuarias -entre ellas, paltas y espárragos frescos- y de productos textiles, como polos de algodón. Este crecimiento sostenido señala la importancia de aprovechar el contexto internacional de alto crecimiento mundial.

Arriba