Cerrar

Líbano, con los nervios de punta tras mortal ataque

TRIPOLI, (Reuters) – El primer ministro del Líbano, Najib Mikati, dijo el sábado que el presidente le pidió permanecer en su cargo pese a que ofreció renunciar, en momentos en que la población expresaba su temor e indignación por el asesinato de un alto funcionario de inteligencia opositor al Gobierno en Siria.

Mikati también afirmó que sospechaba que el asesinato del brigadier general Wissam al-Hassan el viernes en la explosión de un coche bomba estaba vinculado al procesamiento de un ex ministro partidario del presidente sirio, Bashar al-Assad, por un complot en el Líbano.

El primer ministro sostuvo en una conferencia de prensa en el palacio presidencial que había ofrecido su dimisión al presidente Michel Suleiman a fin de dejar el camino abierto a la formación de un Gobierno de unidad nacional, pero que el mandatario le pidió que no dejara su puesto por el momento.

Mientras hablaba, hombres armados y manifestantes bloqueaban calles con neumáticos en llamas en Beirut y otras ciudades del país, en protesta por la muerte de Hassan en el ataque del viernes por la tarde el centro de la capital.

Políticos libaneses han acusado al presidente Assad de ser el responsable del ataque, el cual intensificó los temores de que la guerra civil sectaria que sacude a Siria se esté propagando al país vecino.

El grupo libanés de oposición 14 de Marzo había pedido la dimisión del Gobierno, que incluye a ministros del influyente grupo radical Hezbolá, después del atentado del viernes.

«Hoy, más que nunca creo que debe haber un Gobierno de consenso nacional», dijo Mikati. «El Gabinete renunciará finalmente, pero por el momento debemos asumir una postura a nivel nacional y llamo a los libaneses a unirse», agregó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Leave a comment
Arriba