Cerrar

Puno: cadena perpetua para sujeto que abusó sexualmente de su sobrina

Vladimir Ovidio Gómez Córdova (29), fue sentenciado a cadena perpetua como autor de la comisión del delito contra la libertad, en su modalidad de violación de la libertad sexual y en su forma de violación sexual de menor de catorce años, quien sería su propia sobrina.

La pena fue impuesta por el Juzgado Penal Colegiado Supraprovincial Permanente de la provincia de San Román (Puno), integrado por los Jueces Rubén Gómez Aquino (Director de Debate), Víctor Alberto Paredes Mestas y Richard Condori Chambi, pena prevista en el artículo 173° del Código Penal -modificado por la Ley n.° 30838.

En este caso, los magistrados aprobaron previamente la Conclusión Anticipada del Juicio total, absoluta y negociada, consistente en que el acusado Vladimir Gómez, debidamente asesorado por su abogado defensor, aceptó los hechos imputados objeto de acusación fiscal; aprobando el acuerdo entre el referido acusado, su abogado defensor y el representante del Ministerio Público.

Según los hechos ocurridos en la ciudad de Juliaca el 21 junio de 2021, en circunstancias que el ahora sentenciado se dirigió a la vivienda de la madre de la menor con el propósito de llevar un vehículo a un taller mecánico para su reparación; sin embargo, en esos momentos la madre sale de urgencia dejando a su menor hija sola en su habitación haciendo sus tareas escolares, lo que fue aprovechado por Vladimir Gómez quien era su tío, para sorprenderla y abusar de la adolescente.

Luego de los hechos, la víctima fue atemorizada por su agresor incitándola a que no cuente nada a su madre, llevándose el vehículo al mecánico; sin embargo, la menor entre llanto llamó a su tía y está dio aviso de los hechos a la madre, quien al comunicarse con el agresor le pide que lleve el vehículo a un determinado lugar capturándolo y trasladándolo a la comisaría sectorial.

Luego del procedimiento ante las autoridades judiciales, se dictamina prisión preventiva y es internado en el Establecimiento Penitenciario de Juliaca, donde recibió la sentencia emitida por el juzgado colegiado.

Arriba