Cerrar

Detienen a la presunta autora intelectual del asesinato de Alex Alcántara Cabanillas

La Policía Nacional del Perú detuvo a la presunta autora intelectual del asesinato del joven que fue encontrado muerto en las alturas de Cajamarca

El móvil del crimen habría sido el chantaje. El fallecido la habría obligado a mantener relaciones sexuales para no difundir supuestos videos íntimos de la ex pareja.

Alex Alcántara Cabanillas fue hallado con múltiples puñaladas y golpes en la cabeza, en un terreno escabroso y repleto de árboles en la parte alta de Calispuquio, Cajamarca.

Este viernes, su ex conviviente, Noemí Gonzáles Alvarado (23), con quien tenía un hijo pequeño, fue detenida por la Policía, por ser la presunta autora intelectual de la muerte del joven religioso, quien trabajaba en una iglesia evangélica.

El robo ya había sido descartado por la PNP, pues se encontró junto al cadáver las pertenencias y el dinero que le habían pagado en la iglesia evangélica en la que trabajaba.

La expareja habría contratado a otras personas para que acaben con la vida de Alex Alcántara Cabanillas, sin embargo, las investigaciones recién comienzan.

Un perito de la PNP dijo que: «Es una chica (Noemí Gonzáles) que presuntamente ha participado en este hecho de sangre. Las investigaciones continúan con un estudio científico y técnico con la celeridad que el caso amerita. Parece que ya se están encontrando las huellas y rastros que nos clarifican quién es el autor crimen».

VER: Lista de los más buscados en Cajamarca: recompensas de 10 a 25 mil soles

El caso

Álex Alcántara Cabanillas (30), fue reportado como desaparecido desde el día viernes 29 de octubre, después de cinco días, fue hallado sin vida a 20 minutos de la ciudad de Cajamarca. El cuerpo presentaba varios golpes, sin embargo, se encontraron todas sus pertenencias.

El joven de 30 años fue brutalmente asesinado, pues según las declaraciones de los pobladores -que se sumaron a la búsqueda- la cabeza de Alex estaba casi destrozada.

“Encontramos el cuerpo del joven que estaba boca abajo y con la cabeza rota. No estaba maniatado, sino suelto”, dijo una de las ronderas que encontró el cadáver.

Los familiares de Alex dijeron que él acudía a una iglesia evangélica y no tenía problemas con nadie.

Arriba