Cerrar

Los Baños del Inca: ausencia de autoridades y calles destruidas por empresa

Un distrito abandonado, con calles destruidas por doquier y una autoridad que carece de capacidad para solucionar la problemática urbana y rural

Para quienes tienen vehículo, la experiencia de conducir en Los Baños del Inca sería como pilotar en «Caminos del Inca», pues las calles del distrito son un desastre.

«La maravilla del Perú» parece no tener autoridades. El alcalde Edilberto Aguilar, no da la cara a los problemas que saltan a la vista tanto en el campo como en la ciudad.

Varios vecinos indignados no han hecho llegar sus denuncias durante varias semanas. Las quejas sobre el desempeño de «El chino Aguilar», llegan de centros poblados y la ciudad. El alcalde no ha dado la talla en solucionar la problemática de su población, y lo que es peor, ni siquiera se le ve en las zona.

Según información proporcionada por los vecinos, el principal problema (visible) en la ciudad, son las calles. Varias vías están destruidas tras las obras de la constructora GTA y la comuna local no fiscaliza, lo que ha facilitado que la empresa deje las vías como le da la gana.

VER: Carretera El Porongo – Aeropuerto: Obra que alcalde Andrés Villar ofreció entregar en febrero está abandonada

Calles como Mayta Capac, Yahuar Huaca, Lloque Yupanqui, Wiracocha, entre otras, presentan huecos, pavimento dañado y buzones sin tapa, lo que significan un gran peligro para los peatones y transportistas. Una gran irresponsabilidad de la empresa, en complicidad con la Municipalidad Distrital de Los Baños del Inca, que no fiscaliza los trabajos como corresponde.

Se olvidó de la zona rural

Los huecos están por todo el distrito. La gestión de Edilberto Aguilar está por terminar y en centros localidades como Tartar Grande, Bajo Otuzco, Miraflores, Tartar Chico, Tres Molinos y otros, no se ha realizado el mantenimiento de los caminos vecinales ni trochas carrozables.

Son prácticamente cuatro años que las vías de estos caseríos y centros poblados permanecen con enormes huecos, los cuales son llenados con agua cada vez que caen las lluvias.

La gestión del señor Aguilar decepciona, al igual que lo hizo Teodoro Palomino y los anteriores, quienes tampoco pudieron cambiarle la cara al distrito para convertirlo en una verdadera potencia turística, y mucho menos, solucionar los grandes problemas que aqueja la población rural.

Arriba