Cerrar

Los retiros extraordinarios de las AFP habrían beneficiado principalmente
a los hogares de mayores ingresos

7 millones de afiliados realizaron retiros extraordinarios de sus fondos previsionales, entre 2020 y 2021. Esta cifra representa alrededor de un 70% de los cotizantes activos del sistema.

Con la finalidad de hacer frente al impacto económico de la pandemia sobre los hogares peruanos, entre el 2020 y 2021 se aprobaron desde el Ejecutivo y Legislativo una serie de normas que facilitaron el retiro anticipado de los fondos de pensiones de los trabajadores. 

Con este mismo fin, se ha aprobado un dictamen en la Comisión de Economía del Congreso que propone el retiro de hasta S/ 18,400 para todos los afiliados.  

Esta medida impactaría en los ahorros disponibles de los aportantes y terminaría beneficiando a trabajadores que no pertenecen a los segmentos más vulnerables, y tendría un impacto negativo sobre el mercado de capitales y el desarrollo de inversiones de largo plazo en el país.  

Radiografía de los retiros de las AFP 

Desde que inició la pandemia hasta la fecha, se aprobaron cinco normas que permitieron retiros extraordinarios de las cuentas de ahorro previsionales para los afiliados del Sistema Privado de Pensiones.

Según la superintendencia de Banca, Seguros y AFP (SBS) al cierre del año pasado, la promulgación de estos programas ha significado el retiro de S/ 65,942 millones de los fondos de pensiones. Esto representa un menor ahorro interno por un monto equivalente al 8.6% del PBI del 2019. 

A partir de las normas aprobadas, un total de casi 6 millones de afiliados, realizaron retiros de sus fondos previsionales, cifra que representa alrededor de un 70% de los cotizantes activos del sistema.  

Los grupos de edad en los que se registró un mayor porcentaje de afiliados que accedieron de manera anticipada a su AFP fue en el rango de entre 31 a 50 años. Cabe señalar que por cada S/1,000 que un afiliado retire a los 30 años, este perdería un monto equivalente a S/ 4,516 a los 65 años. Esto contribuye un riesgo para el nivel de pensiones que pueden llegar a obtener en su vejez.  

SLa aprobación de los retiros extraordinarios de las AFP habría beneficiado principalmente a los hogares que registran mayores niveles de ingresos, dado que estos son los exhiben mayores niveles de acceso a empleos formales y, por tanto, a las redes de protección social.

Consecuencias inmediatas y riesgos a futuro 

Entre los principales efectos generados por los retiros anticipados de fondos previsionales, está la significativa reducción en el valor de la cartera administrada por las AFP, que a marzo de 2022 registra una caída de S/ 42,600 millones con respecto al cierre del 2019. Esto sitúa al portafolio de inversiones de las AFP en sus niveles más bajos de los últimos 6 años.  

Para satisfacer una proporción de los recursos demandados por los afiliados ante la posibilidad de acceder a sus ahorros para la vejez, las AFP liquidaron parte de sus portafolios de inversiones, principalmente a través de la venta de activos como valores en el exterior y bonos del Tesoro Peruano.  

La elevada oferta de estos bonos por parte de las AFP se ha traducido en un aumento de las tasas de interés en los mercados de deuda, que en la práctica han elevado los costos de financiamiento de largo plazo para las empresas del sector privado. 

Según estimaciones del BCRP, cerca de la mitad del incremento en las tasas de interés de los bonos a 10 años del Tesoro Público, registrada entre marzo y setiembre del 2021, se encuentra vinculado a las ventas realizadas las AFP para atender los retiros tempranos de los fondos de los afiliados.

Las repercusiones de los retiros anticipados de las AFP, sin embargo, trascienden a sus efectos sobre los costos de financiamiento, la profundización, así como la liquidez de los mercados de capitales del país.  

En el largo plazo, las normas aprobadas para liberar la disponibilidad de los ahorros previsionales traerían como resultado que los afiliados obtengan menores pensiones en su vejez, que podrían incluso llegar a representar una proporción muy reducida de los salarios alcanzados hacia el final de su vida laboral. 

Alternativas

Desde el 2016, el IPE ha venido planteando una reforma integral del sistema de pensiones en el Perú. El costo de dicha reforma integral, que permitiría un sistema articulado, una adecuada cobertura de protección social y mejores pensiones sería de 0.31% del PBI hacia el periodo 2049-2053. Sin embargo, no hacer la reforma tendría un costo de 0.82% del PBI en el mismo período.

En ese sentido, la aprobación de más retiros extraordinarios de los fondos de AFP planteados por el Congreso de la República no solo deteriorará la capacidad del sistema de protección social de brindar mejores pensiones, sino que incrementará innecesariamente el riesgo de millones de afiliados de caer en una situación de pobreza en la vejez sin atender la situación de vulnerabilidad de las familias más necesitadas hoy.

Arriba