Cerrar

Mirtha Vásquez en 2017: «La minería, lejos de ser una oportunidad para el desarrollo, es una amenaza»

En una entrevista al diario El País de España en 2017, Mirtha Vásquez Chuquilín, se expresó abiertamente en contra de la actividad minera en el Perú, sin embargo, ahora como premier sostiene que no es antiminera.

En noviembre de 2017, Vásquez Chuquilín probablemente no había ni soñado ser presidenta del Consejo de Ministros y estar al frente de los conflictos sociales ocasionados por la minería en el país, y atender los problemas de las comunidades que en sus propias palabras «el Estado ni siquiera quiere asumirlo».

Este domingo, luego de conocerse que la empresa minera Antamina suspendió sus operaciones debido al paro indefinido por la comunidad de Aquia en la región Áncash, la jefa del gabinete ministerial recalcó en una entrevista con Canal N que no es antiminera, sin embargo, sus propias declaraciones la desmienten. «La minería genera una dinámica de encarecimiento de vida. Y aunque a la gente le parezca una oportunidad para obtener salarios mayores —que no óptimos—, en realidad hace más pobres a los pobres. La brecha es enorme: en cualquier lugar con este sector instalado ves juntas a la opulencia y la miseria», le dijo en 2017 a El País.

En ese entonces, la posición de la hoy premier era muy clara y tajante: «La minería, lejos de ser una oportunidad para el desarrollo, es una amenaza». Puede ver la nota de El País, aquí.

Regresando a la entrevista en Canal N, la primera ministra dijo que «detrás de los conflictos siempre hay intereses, muchos de ellos legítimos. Lo peor que podemos hacer es descalificar al otro actor. Una protesta siempre tiene una serie de demandas que para la población son justas».

Para finalmente añadir: «Reafirmo que no soy antiminera, sino soy alguien que apuesta por los derechos».

Pérdidas millonarias para el país

Mientras la posición de la premier es confusa, el Perú pierde entre 10 y 14 millones de dólares diario por la suspensión de operaciones de Antamina.

Por ahora es impredecible la fecha de reinicio de operaciones de la compañía minera, que ha tenido que mandar a sus casas a aproximadamente 10 mil trabajadores.

Arriba